El Arte de ser Atleta Empresarial

Usain Bolt[1] es un atleta Jamaicano, uno de los grandes prodigios de la historia del Atletismo, nació el 21 de agosto de 1986 en Sherwood Content (Jamaica), su nombre de nacimiento Usain ST Leo Bolt. Creció en su entorno familiar junto a sus padres: Wellesley y Jennifer Bolt y hermanos Sadeeki y Sheríne.

De posición económica solvente, su familia administraba una tienda ubicada en la zona rural en la que Usain pasaba su tiempo jugando criquet y fútbol junto a su hermano. Cuando ingresó a la escuela primaria Waldensia, empezó a exhibir sus habilidades en las carreras de atletismo.  De niño su crecimiento físico fue espectacular, lo que, unido a una alimentación desequilibrada, le provocó una desviación de la columna.

Aun así, Usain se destacaba de sus compañeros debido a su extraordinaria velocidad al correr, ganando en numerosas ocasiones el evento anual escolar de la parroquia de Trelawny. A sus doce años se convirtió en el corredor más rápido de su escuela en los 100 metros llano.

Tuvo su primera experiencia en un evento mundial durante el “Campeonato Mundial Juvenil” en Debrecen (Hungría) y aunque no clasificó en los 200 m llanos, implantó una nueva marca personal de 21.73 segundos, se podría declarar que a partir de ese momento Usain Bolt se convirtió en un Atleta profesional. Su vida fue más ordenada y con mucha disciplina en sus entrenamientos. Después de éxitos e infortunios Bolt recuperó nuevamente poco a poco su nivel y llegó hacer incluido entre los mejores cinco atletas del mundo entre los años de 2005 y 2006.

El velocista Usain Bolt, luego de poner su nombre en lo más alto en la historia de atletismo se retiró en el Mundial de Londres de 2017, su última gran competición a nivel profesional, el nueve veces medallista de oro en justas cuatrienales dijo adiós a las pistas en la ciudad donde impuso el récord olímpico de los 100 m planos con un tiempo de 9.63 segundos, el cual sigue vigente hasta la fecha.

Esta historia toma su máximo esplendor cuando reflexionamos sobre esta frase que describe el Espíritu Emprendedor de Usain “cuando era niño, soñaba…pero dejé de soñar y empecé a hacer, porque es el poder de lo que se realiza lo que vuelve los sueños realidad”.

La invitación querido lector a reflexionar sobre lo que significa ser un Atleta Empresarial, a partir de algunos elementos básicos de la vida de Usaid Bolt, considerado uno de los atletas más importantes de la historia, pretende ayudar a dimensionar que el reto que cada persona asume en su decisión de vida de apostarle a una iniciativa emprendedora que llegue a convertirse en una empresa sostenible, perdurable y rentable, tiene las mismas implicaciones de pasión, disciplina y método a las que se ve enfrentado un Atleta de Alto Rendimiento.

Para empezar vale la pena revisar el concepto de Atleta[2], que viene del griego antiguo αθλος (athlos), ‘competición’) y en esencia es una persona que posee una capacidad física, fuerza, agilidad o resistencia superior a la media y, en consecuencia, es apta para la realización de actividades físicas, especialmente para las competitivas.

Antiguamente, recibieron el nombre de «Atletas» quienes participaban en los Juegos Olímpicos. En un sentido más preciso, se considera un atleta a la persona que practica actividad física con intensidad tres o más veces por semana y que lleva una dieta y estilo de vida adecuados para rendir físicamente.

Los cuatro pilares de un atleta son la resistencia, la fuerza, la velocidad y la flexibilidad (4 capacidades físicas básicas), dentro del conjunto de Atletas, existe uno denominado los Atletas de Alto Rendimiento, que son personas disciplinadas, que se caracterizan por su  constancia y su capacidad de planificación, pues  son sus principales armas de cara a afrontar y superar el reto que supone obtener resultados en lo deportivo, lo académico y, por último pero no menos importante, lo personal. Entre las características del ‘Atleta de Alto Rendimiento’ destaca su fuerza mental, su capacidad para afrontar situaciones de incertidumbre que generan mucho estrés, ansiedad o fracaso. He aquí donde el entrenamiento psicológico se convierte en algo igual de importante que el físico, técnico y táctico.

Este rápido contexto deportivo tiene como propósito hacer un paralelo entre las personas que toman la decisión de ser deportistas de alto rendimiento – atletas – y quienes deciden apostarle en su vida a un proyecto emprendedor, como el reto es igual – Como rendir y sostenerse ante las dificultades – para lograr alcanzar los objetivos propuestos.

Llegar al concepto de Atleta Empresarial me tomo varios años, hace ya más de 25 años he tenido la oportunidad de trabajar en el mundo del emprendimiento, capacitando y motivando a miles de emprendedores a encontrar caminos para hacer realidad sus sueños.

Hace 13 años tuve el privilegio de asumir un maravilloso reto de dirigir un proyecto del Banco Interamericano de Desarrollo –BID – “Jóvenes con Empresa”, cuyo reto principal era el de desarrollar un modelo que permitiera a un joven avanzar de forma más clara y más decidida y con resultados en el mundo del emprendimiento.

En esta titánica labor nos acompañó un maravilloso equipo de profesionales en Bogotá, Cali y Medellín, con representantes de más de 32 Universidades Públicas y Privadas y logramos impactar a más de 10.000 jóvenes de los cuales más de 3.500 lograron construir ideas y al menos 650 crearon empresas, todo este ejercicio fue posible gracias a la conceptualización y puesta en práctica del “Modelo de Desarrollo Empresarial basado en Competencias” [3].

Dicho modelo permitió identificar 13 competencias básicas y al cabo de 5 años de aplicar, la Universidad Eafit, en un ejercicio liderado por el Dr Jorge Mesa, consolido las 13 competencias en 5 que se denominaron – Competencias Orientadoras.

En este mismo ejercicio leyendo y entendiendo a Alan Gibb[4], experto australiano en temas de emprendimiento, plantea el concepto de Emprendedor Integral, que en esencia es ver con una mirada holística el proceso emprendedor, entendiendo que es la combinación de competencias lo que hace que un emprendedor desarrollo su máxima capacidad personal y profesional y es justo en esta intersección donde nace el concepto de Atleta Empresarial, que no es otra que de una persona que decide dedicar toda su energía y su esfuerzo a lograr consolidar su proyecto emprendedor y para esto identifica y  reconoce que cuenta con competencias emprendedoras que puede desarrollar a partir del entrenamiento diario, tal como lo hace un deportista.

Bajo esta premisa es bueno considerar la definición de competencia en el mundo emprendedor, según el GEM (Global Entrepreneurship Monitor), se define como competencia la “Capacidad de percibir la oportunidad y de tomar los riesgos existentes para abrir nuevos mercados, diseñar nuevos productos y desarrollar procesos innovadores»

En el concepto del Atleta Empresarial, son seis las competencias identificadas: Amplitud Perceptual, La Creatividad e Innovación, la Inteligencia Social, , la Orientación al Logro, el Pensamiento Sistémico y la Adaptabilidad Omnipresente. Repasemos rápidamente el concepto base de cada una de ellas.

6 Competencias del Atleta Empresarial

Atleta Empresarial

Amplitud Perceptual, es la capacidad de ver más allá del circulo de experiencia o entorno inmediato, cambiando de perspectiva cuando es necesario para poder encontrar nuevas oportunidades, ideas, información o recursos.

Creatividad e Innovación, es la capacidad de realizar una búsqueda sistemática de oportunidades y soluciones de problemas a través de maneras diferentes de pensar y de actuar, que se suelen materializarse en productos y servicios nuevos que satisfacen las necesidades de un público objetivo.

Inteligencia Social es la capacidad de establecer y mantener relaciones con personas de los diferentes grupos de interés, siendo proactivo en la construcción y participación de redes sociales, generando contactos que contribuyen al desarrollo de las personas y de los proyectos.

Orientación al Logro es la capacidad de desarrollar acciones tendientes a alcanzar el resultado esperado, aprovechando la retroalimentación para mejorar el desempeño, a través de la búsqueda persistente de la calidad y la excelencia permitiendo la proyección  exitosa de la persona.

Pensamiento Sistémico es la capacidad de percibir el mundo en términos de totalidades y estructuras para su análisis, comprensión y accionar. Consiste en pensar en los elementos como parte de un todo, identificando las relaciones entre estos, con el fin de crear organizaciones dinámicas, cambiantes y adaptables a las condiciones que presenta el medio.

Adaptabilidad Omnipresente es la capacidad  de responder de forma rápida y asertiva ante cualquier nueva circunstancia fuerte e inesperada Capacidad  de responder de forma rápida y asertiva ante cualquier nueva circunstancia fuerte e inesperada.

Es entonces el reconocerme como un Atleta Empresarial es el primer paso para tomar acciones para ser un Empresario de alto rendimiento, es decir con una alta capacidad de desenvolverme en el mundo de los negocios,  más rápido, más efectivo, más rentable Al igual que Usain, el Atleta Empresarial toma su real dimensión cuando deja de soñar y usa el verbo mágico – HACER -.

Elaborado por: Pablo Emilio Vanegas B- CEO – Primer Gimnasio Empresarial en América Latina

Si esta interesado en tener atletas empresariales en su compañía, capacite su personal, ingrese a: https://materiales.qualylife.com.co/habilidades-blandas

Visite: http://qualylife.com.co/

Fuentes:

  • [1] https://historia-biografia.com/usain-bolt/
  • [2] https://es.wikipedia.org/wiki/Atleta
  • [3][3][3] Modelo desarrollado por el Centro de Emprendimiento de la Universidad ICESI – Liderado por el PHD Rodrigo Varela. Metodología pública financiada por el BID
  • [4] Alan Gibbs, Ingeniero y Economista neozelandés, creó un modelo de 4 factores que se complementan para obtener como resultado el proceso empresarial para la constitución y desarrollo de una nueva empresa
Comparte

Deja un comentario