La Estrategia en Acción

Una excelente estrategia solo conducirá a resultados exitosos si se implementa correctamente. Sin embargo, los que hemos tenido la oportunidad de participar en estos procesos de diseño de tácticas e implementación, sabemos que no es fácil, porque la posibilidad de perder el camino en el proceso es bastante alta.

La pregunta obligada en este caso es ¿Cómo hacer para mantener una implementación ordenada y que cada una de las actividades que realizamos a diario nos conduzcan a apoyar esta estrategia?

Después de haber fallado en el recorrido en varias oportunidades, en mis más de 25 años de experiencia, llegue a la depuración y simplificación del método de estrategia en acción, que busca que cada uno de los postulados estratégicos, se conviertan en actividades sencillas que puedan ser asignadas a cada uno de los integrantes del equipo con un tiempo específico para que sean realizadas.

Por supuesto, que el simple método no garantiza el éxito de la implementación. El primer paso que hay que tener en cuenta es ser muy rigurosos en verificar que cada una de las tareas asignadas a cada responsable, aporten de verdad a la estrategia que se diseñó, si esto no ocurre, la labor no debería ser incluida, pero, si se considera que dicha actividad es fundamental para el buen funcionamiento de la empresa, entonces, es necesario rediseñar la estrategia. Y en este ejercicio la verificación es fundamental, tanto en la etapa inicial, como en el trayecto del proyecto, lo que yo sugiero es que se realice trimestralmente.

El segundo paso, pero no menos importante, es definir cómo y cuándo se debe hacer seguimiento al cumplimiento de estas tareas, y entender porque se realizan, parece chistoso, pero muchas veces desarrollamos labores que no entendemos para que se hacen.

La experiencia me indica que hacer una revisión mensual es suficiente, realizarlo de forma más frecuente podría ser excesivo y no se verían avances fundamentales, hacerlo menos recurrente podría causar que se pierda la importancia de cada labor, porque muy seguramente la tentación por hacer otras actividades cotidianas nos ocuparía el tiempo y no avanzaríamos lo suficientemente rápido en estos temas importantes por andar apagando incendios. Y es allí, en donde debemos también ser muy pragmáticos si descubrimos que estamos haciendo múltiples tareas diferentes a las asignadas en el proceso bajo nuestra responsabilidad y para este caso debemos de hacer dos cosas:

  • Evalúa si de verdad es necesario hacer esta actividad, muchas veces desarrollamos actividades que a veces no se entiende para que se hicieron.
  • Si de verdad consideramos que es fundamental debemos documentar su importancia y llevarla a la reunión trimestral en donde se revisa integralmente todo el proceso.

La Estrategia en Acción

la estrategia en acción

Al leer esto, es posible que consideren que se encuentran dentro de una camisa de fuerza, pero, en la medida en que se implemente, cada día se va a sentir más natural.

Un ejemplo claro de esta situación es cuando se aprende a manejar un carro, en el proceso, uno no sabe si mirar hacia delante o la palanca de cambios, pero después todo se hace naturalmente, así funciona este caso. Los resultados se ven pronto, solo es cuestión de ser rigurosos y no desfallecer, al final del día todos sabemos que la focalización hace que todos los recursos, incluido nuestro tiempo se utilicen de la mejor manera posible.

Algunos podrían incluso afirmar que con solo seguir este procedimiento el líder de una empresa o negocio estaría desarrollando correctamente su función.

Escrito por: John Luis Torres Tovar – Presidente de  SsangYong Motor Colombia

Si estas interesado en impulsar tu organización, ingresa a: http://qualylife.com.co/

Y conoce todas las soluciones que Qualylife tiene para ti

 

Comparte

Deja un comentario